^Volver arriba
Get Adobe Flash player

Corsarios en alta mar.

7 años 3 semanas antes #71019 por CaballeroGelido
Aprovecho que el autarii ha entrado en su habitacion para hablar con el resto.

- Uno de los 3 objetos magicos que llevo ha reaccionado al llegar a tierra, y probablemente sea del objeto del que hablan, hay que saber cual de ellos y rapido. ¿Alguna idea?

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

7 años 3 semanas antes #71023 por Kablinter
-La espada, la estatua o el guardamapas... La espada se encontraba sobre un altar, debe ser algúna reliquia del Clan, sin embargo también puede ser un arma que hayan enviado a buscar. Sobre los otros objetos no puedo hacer nada más que conjeturar. Cualquiera de ellos podría tratarse del buscado. Lo mejor será que los separemos y así, cuando ellos se dirijan a su portador, sabremos cuál es. Alcánzame la espada, y así sabremos si es cosa de clan o se trata de la misión del monarca de estas tierras -el mago mira la espada que le había entregado, y me la confía nuevamente, "ándate con cuidado" me dicen sus ojos.

-Como ha dicho el vagabundo, es buena idea averiguar todo lo que podamos de dónde nos encontramos, e incluso debemos tratar de ponernos en contacto con nuestros compañeros del Estrella. Pero lo más importante para mí es encontrar una forma de escapar con vida de aquí. Nos vemos en la fiesta. Sed prudentes.

Entro en la habitación que me ha sido asignada para ver que puedo encontrar allí.

"Y solo sabréis quien soy, lord Gho Fhaazi, justo antes de morir, al tiempo que esta ciudad y todos sus degenerados habitantes perecen con vos"
Elric de Melniboné. La Fortaleza de la Perla.

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

7 años 2 semanas antes #71071 por Wilhelm
Una vez dentro de la habitación la examino. No hay nada fuera de lo común: un camastro, un armario y una cómoda. Abro el armario. Esta lleno de ropas más acordes a esta ciudad, así que me cambio y me pongo un abrigo largo y una capa.

Rebusco en la cómoda. Uno de los cajones esta lleno de mascaras. La mayoría son de fiesta, con plumas y decoradas en plata y oro, pero hay tres que no lo son: una es de cuero, otra es negra y de metal, y la otra es de metal plateado, con grandes colmillos. Elijo esta última y me la pongo.

Me ajusto la capa antes de salir. Un perfecto noble vampiro, o eso espero. Salgo de nuevo al pasillo. Mis compañeros se han ido ya. Es la hora de empezar a averiguar cosas. Recorro el pasillo hacia la salida. La ciudad se presenta ante mí, oscurecida por la nube que la cubría.

Con paso decidido me adentro en sus calles.

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

7 años 2 horas antes #71199 por Kablinter
Se trata de una habitación bastante ornamentada. Me acerco a la ventana y miro la ciudad que se extiende fuera. A continuación estudio los objetos que hay a mi alrededor. Estamos en la cueva del lobo, o en las fauces del leviatán. Hay que salir con vida de aquí.

Me visto en concordancia con la moda de la ciudad. Ropas nuevas, que alegría. Unas cómodas botas con puntera de metal y una brillante hebilla, unos pantalones rojo sangre, y una camisa azul marino oscuro. Porto mi armadura tan ligera como una camisa de seda pero resistente como una coraza. La Espada en la izda de la cadera, la daga venenosa en la dcha. La Espada del Vampiro, cómodamente atada a la espalda de forma que su empuñadura me sobresalga por el hombro derecho. La capa de dragón marino la he dejado oculta en el barco vampiro, por eso del disfraz, y ahora porto una amplia capa de vampiro con el símbolo del clan con una importante capucha. En cuanto pueda, he de agenciarme con una nueva capa digna de un corsario druchii. La capa oculta la pistola ballesta y la red plegada que llevo sujeta en la cintura a la espalda. La llave cuelga de mi cuello a la vista.

De los armarios recogo un bolso, y como un vulgar ladrón, guardo en su interior unos candelabros que parecen de plata, y cualquier otra cosa que parezca tener valor, me la quedo. Mi forma de pensar en estos momentos es "no voy a regresar aquí, arrambla con todo". Al ver que no es suficiente, recojo un par de camisas de las más caras que veo y las guardo, seguro que más de un comerciante sabrá darme monedas a cambio de esto.

Busco un espejo para mirar mi reflejo en él. No hay. Kraken! No debo olvidar que estoy rodeado de vampiros.

Salgo a la ciudad con la intención de preparar mi plan. Detengo a uno de los chiquillos que corretean por la calle y le pregunto por los establos de la ciudad. Cuales son los mejores, dónde están. Me indica varios. Y de los dos que hay más cercanos a la fortaleza del rey, me dirijo hacia el de la mejor reputación de toda la ciudad.

"Y solo sabréis quien soy, lord Gho Fhaazi, justo antes de morir, al tiempo que esta ciudad y todos sus degenerados habitantes perecen con vos"
Elric de Melniboné. La Fortaleza de la Perla.

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

Tiempo de carga de la página: 0.456 segundos