^Volver arriba
Get Adobe Flash player

Drakk-Ungor (Relato de mi ejercito Enano)

8 años 3 meses antes #64717 por Drakksson
Wenassssssssssss!!!!!!!

Pues nada, os dejo aqui la primera parte del trasfondo de mi ejercito enano. Ya se que no son druchiis, pero es mi primer ejercito y le tengo mucho cariño. Tambien deciros que hace tiempo que lo escribi, asi que hay cosas ahora que podria mejorarlas.

Espero que os guste.

Un saludo.

Drakksson.

"Se encontraba Durgan Drakksson meditando en la Sala del Dragón, sentado en su Trono de Hueso cuando de repente un mensajero pidio audiencia con él. Los Guardias del Dragón le dejaron pasar y éste le llevó el mensaje al Señor de la Fortaleza.

Señor, soy Borek Barbalisa, mensajero del Señor Enano Thorgem de Karaz-Grom y le traigo un mensaje de ayuda. Nuestra fortaleza ha sido recientemente reconquistada a los pieles verdes con ayuda de nuestros aliados imperiales, pero tememos que mientras reconstruimos nuestra fortaleza y la hacemos renacer a su gloria de antaño nos puedan atacar de nuevo...Le pedimos, si vuestra señoría accede, a que nos pudiera mandar alguna fuerza de apoyo para nuestro proposito. Estariamos eternamente agradecidos.

Durgan Drakksson seguía meditando las palabras que el mensajero le había expresado y después de un rato dijo.

-Borek Barbalisa, dile a tu Señor y gran amigo mío, que tenga por seguro que le enviaré una fuerza de apoyo...y esa fuerza de apoyo serán 200 Rompehierros de la Maza Dorada y yo mismo en persona.

Todo el mundo al rededor se quedó sorprendido, porque la Maza Dorada eran los Rompehierros más fieros de toda la fortaleza, veteranos en mil batallas que habían luchado junto al padre del propio Durgan, el mismisimo Kurgan Kurgansson. Y luego estaba el propio Durgan Drakksson, que se encontraba entre los Señores de los Enanos más grandes de las fortalezas del sur y pariente lejano del Rey Kazador de Karak-Azul.

-Guardia.-dijo Durgan.-acompañar a este mensajero a que se asee, darle ropa nueva y comida, pues estará cansado. Y avisar también a la Maza Dorada, quiero a los 200 mejores soldados de ellos para ir a ayudar a mi amigo.

Los mensajes se enviaron raudos por la fortaleza y gran expectación se expandió por toda ella al saber la noticia de que el Señor y 200 Rompehierros se ponian en marcha.

Mientras en la Sala del Dragón, sólo quedaron Durgan Drakksson y su más fiel consejero y Herrero Rúnico de la fortaleza, Luthor Goldahammer, su tío.

Luthor: Creo que has hecho bien Durgan, siempre es bueno y más en estos tiempos hacer favores a nuestros hermanos necesitados...

Durgan: Ya lo se tío, mi padre y tú bien me enseñasteis, pero además quiero devolver el favor a mi gran amigo Thorgem, sin duda sabía que llegaría tan lejos en su empresa...

Luthor: Bueno, me alegro de que nuestras enseñanzas fueran bien aprendidas, tu padre estaría muy orgulloso de ti.

Durgan: Gracias. Tío voy a necesitar un favor...

Luthor: Dime sobrino.

Durgan: El camino será largo y peligroso, por eso he elegido a los Maza Dorada, pero necesitare algo m´´as de sabiduría y fuerza entre mis filas...te necesitaré a ti, tanto tus consejos como tu saber rúnico...

Luthor: Eso está hecho, no voy a dejar que un cachorro como tú aún vaya sólo...tengo unos ases en la manga que aún puedo enseñarte.

Los dos echaron a reir y se despidieron para hacer los preparativos del viaje.

A las 2 horas estaba todo preparado en el patio principal de la fortaleza, ahí se encontraban los 200 Rompehierros armados hasta los dientes con su orgulloso Barbahierro al frente y el estandarte portado bien alto.
Llegaron Durgan seguido de su tío Luthor, y subieron al Altar del Dragón, un altar creado por el padre de Durgan cuando fundó la fortaleza dedicado a los Dioses Enanos. Realizaron los rituales sagrados y se dirijieron a sus tropas.

-¡¡¡Rompehierros!!! Sentiros orgullosos porque marchamos de nuevo a la guerra y esta vez es para saldar una deuda de fraternidad con uno de nuestros hermanos que nos ayudó en el pasado. Aún recuerdo aquél día como si hubiera sido ayer, recuerdo...Recuerdo a los caidos, compañeros abrasados por los dragones, los pieles verdes en nuestras salas profanando nuestros antepasados, recuerdo...la muerte de mi padre. Pero también recuerdo todos los héroes que surgieron ese día, las muestras de valentía y honor que se produjeron, la ayuda que recibimos por parte de Thorgem Señor de Karaz-Grom...Y hoy hermanos iremos en su ayuda.

-UUUUA!!!!! UUUUA!!!!!

-¡¡¡Rompehierros!!! El camino será largo y duro...pero la victoría será enorme y recordada...Como he dicho antes, recordemos a nuestros hermanos:

"Kurgan Kurgansson era un Señor del Clan pariente lejano del propio Rey Kazador de Karak-Azul, que partió en una misión de su señor. Al final llegó a su destino y ahí descubrió una gran mina enana...

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

8 años 3 meses antes #64718 por Drakksson
Os dejo un poquito mas...

" Kurgan Kurgansson era un Señor del Clan pariente lejano del propio Rey Kazador de Karak-Azul, que partió en una misión de su señor. Al final llegó a su destino y ahí descubrió una gran mina enana, pero lo que vio al llegar era demasiado para sólo un enano. La mina estaba llena de goblins nocturnos que estaban mancillando la obra de los ancestrales enanos. Totems y estandartes malditos, calaveras y barbas enanas, muchos mineros muertos, fuegos y un olor extraño...Kurgan se deslizó y se acercó lo más posible al campamento y de repente lo vio: una pareja enorme de dragones que estaban acomodandose en la mina, pues por lo que se ve, los goblins eran sus esclavos...

Kurgan volvió lo más rápido posible a Karak-Azul y contó todo a su señor. Éste le ordenó que formara a todo su Clan y marchara, pues esa mina era de vital importancia tanto táctica como economicamente, pues estaba en un paso estrecho que protegia a Karak-Azul por el norte y era un gran yacimiento de gromril y otros metales y piedras preciosas...A cambio, el Rey Kazador, le dijo que si conseguía su objetivo le permitiría formar una nueva colonia ahí y ser el señor de esas tierras.

Así pues partimos junto a mi padre, portando el estandarte del clan bien alto y nos preparamos para pasar a la historia...Marchamos durante dos días seguidos y con ánimos y chanzas sobre cuantos goblins matariamos, pero cuando llegamos estaba todo en silencio y el ánimo decayó. Formamos rápidamente una línea de batalla, pues sabiamos que se produciría alguna emboscada.

La llamada vino de la derecha...Una horda entera de goblins nocturnos arremetió contra nuestras filas, mientras nosotros nos preparabamos para el choque...Fue brutal...espadas y lanzas que chocaban contra los escudos, martillos y hachas que hendían torsos, bolas que mataban a nuestros compañeros...pero aguantamos con estoicismo y empezamos a echarlos hacia atras...Pero cuando parecía que ya los teniamos controlados llegó lo peor...Un rugido ensordecedor proveniente desde la mina nos alertó. De repente, los dos dragones más grandes que jamás habíamos visto sobrevolaron nuestras posiciones. Y entonces llegó el terror.

Los goblins volvieron a la carga, pero esta ves por los dos flancos, mientras que sus dueños iban incinerando a nuestros compañeros...La batalla estaba casi perdida, pues contra sólo los goblins habria sido sencillo, pero dos dragones no estabamos preparados para eso...Los compañeros y amigos caían sin cesar y cada vez los goblins conseguían más espacio...

Al final solo quedamos unos pocos rompehierros, mi tío, mi padre y yo...Pero sin oirnos se lanzó a por uno de los dragones, el más pequeño aunque no por ello menos mortal. Debía ser la hembra. El combate fue expectacular: fintas, llamaradas, coletazos, hachazos...todo mientras nosotros intentabamos acercarnos a nuestro señor...Cada vez se estaba poniendo más difícil y nuestras fuerzas empezaban a flaquear...El rugido llegó desde el fondo y vimos cómo mi padre mató a la bestia, aún podríamos conseguirlo...Pero estabamos equivocados pues en cuanto el macho vio como moría su compañera se dirigió directo hacia mi padre que no pudo apartarse de su camino y murió en las fauces de esa horrible bestia...Intenté ir a ayudarle, pero mi tio me lo impidió y me prometió que tendría otra oportunidad de venganza. Así nos abrimos paso a base he hachazos y martillazos y huimos del lugar..."

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

8 años 3 meses antes #64776 por Drakksson
Wenasssssssssssss!!!!!!!

Os pongo la 3ª y 4ª parte de esta historia...

"Con el corazón encogido por la perdida de mi padre, volvimos como pudimos hacia la gran fortaleza de Karak-Azul...

El ánimo era pesimo y se notaba una gran tristeza en nuestro caracter y asi se hizo notar en cuanto nos recibieron. Acto seguido, y casi sin descansar, pues eso es sólo algo de debiles humanos, me dirigí a contarle lo sucedido a nuestro señor Kazador quien me dió su más sentido pésame, pues aún como pariente lejano suyo, me tenía un gran aprecio. Me prometió que haría todo lo que pudiera para ayudarme a vengar a mi padre y que así fuera recordado...Proclamó 10 días de luto y las banderas y estandartes se llenaron del color negor de la muerte...Yo me fui a descansar junto a mi tío y mis últimos compañeros, y preparamos un plan para vengarnos.

Nos dedicamos a asumir todas las misiones que se producían en los túneles, pues el combate en esos lugares era cruento y peligroso, pero eso nos haría más fuertes y temibles. Lucha tras lucha, batalla tras batalla...Matamos muchos goblins nocturnos, skavens, no muertos...Aunque también perdimos algún compañero y amigo, pero fueron largamente vengados. Así fue como nos fuimos especializando en el combate en los túneles y ya estabamos preparados para enfrentarnos a nuestro objetivo: ir a la caza del dragón en su propia guarida y así honrar la memoria de mi padre.

Pero no eramos muchos, y nuestro clan casi había desaparecido aunque estaba en pleno alzamiento... Entonces le pedí un favor a mi rey: que mandara un mensaje a un viejo amigo mío de la infancia, Thorgem de Karaz-Grom. Él había luchado incontables veces conmigo cuando los dos no eramos más que unos barbilampiños y nuestros padres eran grandes conocidos. Así que mandó el mensajero y esperamos la respuesta...

Ésta se hizo tardar, pues teniamos problemas con las comunicaciones debido a que el dragón cortaba las redes terrestres y los goblins acechaban por todas partes, pero al final llegó. Cual fue mi alegría al ver que mi viejo amigo me prestaría su ayuda y era él mismo quien me traía el mensaje al mando de una columna de sus más veteranos guerreros. Entre ellos estaban sus formidables martilladores, los venerados barbaslargas y un par de sus certeras catapultas...

Tras el fuerte abrazo que nos dimos y la posterior celebración que se hizo, nos dispusimos a descansar pues en unos pocos días marchariamos a la guerra.

Al cabo de cinco días preparamos a nuestros guerreros y marchamos de nuevo hacia nuestro objetivo: la cueva del dragón.

Esta vez, fuimos más precabidos y mandamos unos exploradores para saber lo que nuestro enemigo nos preparaba...Todo estaba tranquilo según ellos, pero no podíamos desconfiar mas que de nuestros enemigos, pues con sucios gobris y malditos drakks, toda precaución era pequeña. Esa noche desacansamos con vigías, y eso sería así a lo largo del viaje.

Era el segundo día de viaje y decidimos mandar otra vez exploradores pero en intervalos de media hora, pues aún quedaban días para llegar. El primer grupo marchó y esperamos noticias. Al no recibirlas ibamos a mandar al segundo grupo, pero antes de eso, una flecha fue a parase delante de nosotros. Tenía una barba atada a ella...Esos malditos grobis lo lamentarán. Seguimos adelante y encontramos un grupo de pieles verdes que nos cortaban el paso, así pues nos dispusimos a la batalla en una compacta línea y nos dispusimos a atacar...

Los atronadores y las catapultas hicieron una escabechina con los pieles verdes y antes de que llegaramos al combate cuerpo a cuerpo ya habían matado a muchos, pero quedaban más. Thorgem junto a sus martilladores se dirigieron al flanco izquierdo para enfrentarse a un chamán orco y sus guardaespaldas, mientras que yo con mis rompehierros me dirigi al centro del ejercito con sólo un objetivo en mente: el caudillo orco negro y su guardia de orcos negros.

El choque fue brutal. Hachas contra petos, rebanadoras contra escudos...Yo me fui abriendo paso hacía el caudillo con el cual estaban teniendo un pequeño problema los más jovenes de mi unidad y lo reté a pleno pulmón. El orco giró su descomunal cuerpo hacia mí, mientras descuartizaba a un valiente guerrero. Con un rugido aceptó el reto. Los dos nos lanzamos al combate sin pensarlo mientras que nuestros camaradas luchaban a nuestro lado. Yo ataqué primero, cosa que pilló desprevenido al orco y le hice un corte profundo en el costado que hice saltar sangre y musculo, dejando ver el blanco hueso. El orco, enfadado, dirigió un potente golpe con una de sus dos rebanadoras hacia mi cabeza, pero con un rápido movimiento me quité de su trayectoria y me lancé a la carga de nuevo. Me dediqué a hacer una serie de golpes para intentar cansarlo y que bajara la defensa, pero parecía que no funcionaba, aunque a duras penas podía parar mis golpes. Mi hacha con sus rebanadoras se encontraron y el orco aprovecho para darme un testarazo que me echó hacia detrás. Era el turno de recibir los golpes y pararlos lo mejor posible...Y así fue, mientras el orco aumentaba su ira porque no surtía efecto su ataque, y esa fue su perdición, porque en un descuido, me aparte de su visión y con un par de hachazos lo partí en dos. Decapitándolo y gritando a sus compañeros, estos se dieron cuenta de que su jefe había muerto y el miedo atenazo sus débiles corazones, retirandose en desbandada... El ejército enano al completo rugió de satisfacción pues habíamos derrotado a nuestros enemigos y con muy pocas bajas. Recogimos a los heridos y dimos sepultutra a nuestros compañeros.

Después de hacer los honores, me enteré de que Thorgem y su guardia habían destrozado el flanco izquierdo, matando al chamán orco, sus guardaespaldas y muchas más unidades enemigas...En verdad, era una gran ayuda tener a un guerrero así entre las filas.

Esa noche descansamos del combate e hicimos una pequeña celebración, pero teniendo todos los sentidos alerta, pues nunca se sabe cuando esos traidores podrían volver..."

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

8 años 3 meses antes #64777 por Drakksson
" Un ruido nos despertó...Se trataba de uno de los montaraces que estaba de exploración. Nos contó que el camino estaba despejado, pero que a un día de camino había encontrado una cueva de trolls, y que por lo que parecía estaban muy activos.

Llamé a Thorgem para comentarle la situación, pues teníamos dos opciones... Seguíamos por el camino de la montaña que era el más directo o dábamos un rodeo por las llanuras. Al final de mucho pensarlo y discutirlo, elegimos la primera opción pues era la menos peligrosa y nos llevaba directos a nuestro objetivo, mientras que la segunda opción nos alargaba mucho más el camino, con lo que nos podían atacar más veces, perderíamos el factor sorpresa que pudieramos tener y además no podíamos perder muchos guerreros... Así pues, nos preparamos para emprender el camino una vez más.

El día transcurrió tranquilo y sin ningún problema, y los montaraces nos traían noticias de que el camino estaba despejado de enemigos... El ánimo y la espectación aumentaron por igual mientras avanzábamos en nuestro camino. Hicimos algún alto para descansar y tomar provisiones y en una de estas paradas, uno de los montaraces nos informó de que estábamos ya cerca de la cueva de los trolls... Así pues, recogimos todo, nos colocamos las cuerdas alrededor de las armaduras para hacer el menor ruido posible y nos pusimos en marcha afrontando nuestro destino.

Nos acercamos lo más que pudimos, y cuando pensábamos que ya lo habiamos conseguido, el troll más enorme que jamás hubieramos visto se lanzó rugiendo hacia nosotros. Rápidamente y como pudimos, nos colocamos en posición defensiva para recibir la carga, pero ésta no llegó a producirse, pues antes de que llegara a nosotros, una hacha salió volando la la entrada de la cueva y cercenó limpiamente al apestoso troll, cayendo de bruces a nuestros pies. Nos quedamos muy quietos pues no sabiamos que podía ocurrir a continuación, pues estabamos seguros de que esa hacha tenía dueño y sabía usarla... Derepente aparecieron unas figuras en la cueva... Iban llenos de sangre, con unas características crestas anaranjadas y llenos de tatuajes... Todos parecían peligrosos guerreros, pero el que más respeto aportaba era el que se dirigió hacia el troll caido, recogió su hacha y la cabeza del troll como trofeo y nos miró con su único ojo sano. Tras una rápida ojeada, se dirigió hacia mí y dijo:

- Soy Durak Duraksson, y estos son mis compañeros de armas, los Hijos de Grimnir. Como puedo observar, vais a ir a la guerra y estoy seguro de que necesitareis de nuestra ayuda...

- Yo soy Durgan Kurgansson, hijo de Kurgan de Karak-Azul, el de mi diestra es mi tio, Luthor Goldhammer, Maestro Herrero y a mi siniestra está Thorgem de Karaz-Grom, Señor de Enanos. Por lo que veo y contais sois matadores...grandes guerreros donde los haya, pero enanos deshonrados por igual...

Los matadores se acercaron más pero con demostrado enfado en sus rostros...

- Veo que, aún sois muy jóven para tener tan alta carga como decís, pues si necesitais tantos guerreros por algo será...

Los rompehierros se acercaron a mi, con las armas preparadas...

- Y vos maese Durak, demasiao estúpido para ser un matador si pensais así de un enano, pues sabeis que los que nos caracteriza es que por muy jóvenes que parezcamos podemos tener mucha experiencia en combate...

Los dos nos miramos fijamente y Durak se echó a reir...

- En realidad maese Durgan veo que sois noble en vuestras palabras y sabeis defenderos bien... Así que si permitís, nos uniremos a vosotros en vuestra misión, pero antes, querriamos saber cual es...

- Y vos mordaz en las vuestras, asi pues, será perfecto contar con tan grandes guerreros entre nuestras filas, pues vamos a vengar la muerte de mi padre debido a las fauces del dragón Skarhen.

- ¿Vais a por el dragón? ¡Pero eso es perfecto!, una oportunidad nueva de redimir nuestros pecados y reunirnos con nuestros antepasados en los Salones de Grimnir... Además, estos trolls ya empiezan a aburrirme...

- Pues sea así.

Tras el apretón de manos y el posterior abrazo, siguieron adelante en su camino... Mientras, Durak les fue contando que había viajado por todo el Viejo Mundo, desde la fría Kislev hasta la húmeda Lustria, pasando por la lejana Catai, la siniestra Nerhekara, Bretonia, el Imperio, la siniestra Sylvania, todas las Montañas...y cómo había ido conociendo a todos sus restantes compañeros... Así se acabó el tercer día de marcha, pues las dos lunas ya estaban altas en el cielo y era hora de descansar para el siguiente día..."

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

8 años 3 meses antes #64782 por Drakksson
Wenasssssssssssssss!!!!!!

La 5ª parte y la 6ª parte (esta ultima es la que mas me gusta)

Un saludo y ya me direis que os parece.

Drakksson.

" Seguimos nuestra larga marcha y al final, al fondo del camino, observamos nuestro objetivo: ya habíamos llegado a la cueva del dragón.

Nuestros corazones se llenaron de orgullo e ira por igual, pues por fin podríamos vengar a mi padre y acto seguido nos dispusimos a montar el campamento. Preparamos todas las tiendas y cavamos zanjas en el suelo por si recibiamos algún ataque a manos de los pieles verder... Acto seguido, mandamos montaraces para que nos informaran de la situación.

El primer grupo llegó y nos informó de que los goblins estaban muy atareados y que sería difícil ir por el centro, además por el este habían visto a un gigante...Con lo que el único lugar más accesible sería el oeste.

Llamé a mi tío, Thorgem y Durak a mi tienda, desplegamos el mapa sobre una mesa y discutimos por dónde y cómo atacar. Al final decidimos que Durak y sus matadores se encargarían del gigante y el flanco derecho, y serían apoyados aún a disgusto del propio Durak por los montaraces que se esconderían en un bosque cerca de esa posición. En el centro estarían las catapultas para causar el mayor daño posible, los Guerreros de Clan y los Barbaslargas bajo el mando de Luthor, que esperaría nuestra señal para atacar. Y Thorgem y yo, junto a nuestros guardaespaldas, avanzariamos por el oeste, apoyados por los Atronadores y Ballesteros... Así pues, nos preparamos pues el ataque se realizaría cuando las lunas estuvieran en el cielo.

Colocados ya y recordados nuestros compañeros caidos, Thorgem y yo nos despedimos de mi tío dándonos suerte para nuestras respectivas empresas y avanzamos hacía nuestra meta.

Thorgem y yo, seguidos de nuestros guardaespaldas, fuimos lo más rápido por el flanco izquierdo para rodear las posiciones enemigas sin ser detectados lo más mínimo y llegamos a la entrada de la cueva.

Todos íbamos preparados con cuerda suficiente, y yesca y pedernal para las antorchas que nos servirían por dentro del cubil, pues aún siendo enanos, nos sería de utilidad. Entramos en la gruta y seguimos las galerias hechas por los goblins... Aquellos malditos no habían puesto ningún apoyo en las paredes y podían caerse sobre nuestras cabezas en cualquier momento... Seguimos adelante, y el aire se iba haciendo cada vez más caliente a medidad que nos acercábamos a nuestro objetivo. Además había muestras por el suelo de huesos blancos y amraduras incineradas... Por lo que se veía, el dragón había estado ocupado últimamente...

Giramos a la derecha y vimos al fondo un resplandor... Era una esancia enorme, llena de tesoros, y encima de uno de ellos se encontraba cuan largo era mi venganza: Skarhen, el asesino de mi padre.

Mandé al montaraz que nos acompañaba a que enviara la señal de ataque, mientras nosotros tomábamos posiciones alrededor del dragón con el menor ruido posible, pues no queríamos que se despertara o por lo menos que lo hiciera cuando ya fuera suficientemente tarde, pero...

¡¡¡¡Cuidado!!!! ¡¡¡¡Goblins Nocturnos!!!!

La señal os indicó que el dragón nos estaba esperando y detrás de él aparecieron un grupo de pieles verdes con túnicas negras corriendo hacia nosotros... En el exterior se oyeron los primeros signos de batalla, pues las catapultas ya habían empezado a descargar su mortífera carga contra nuestros enemigos del exterior pero eso era otra batalla, ahora teníamos que cumplir una venganza y nos preparamos para afrontarla..."

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

8 años 3 meses antes #64783 por Drakksson
" Morgrim corría de vuelta a la entrada de la cueva lo más rápido que podía... Tenía que enviar la señal de ataque, sino toda la misión acabaría en desastre. Siguió por el pasadizo, y mientras iba maldiciendo, pues más de una vez casi había estado a punto de caer en algún agujero y se le había caido trozos de la pared al lado debido a la mala manufactura de esos túneles... Malditos grobis!!!

Mientras Morgrim corría, unos ojos rojos y unas sombras negras se escurrían a su alrrededor, acercándose a su posición y cercándole el paso...

Morgrim sentía que el tiempo se le acababa y que además le estaba siguiendo alguien, así que aceleró todo lo que pudo, pues al final del túnel divisó la entrada de la cueva... Pero de repente unas figuras salieron a su paso... ¡¡¡Eran goblins nocturnos!!!

Había unos diez goblins y casi sin parar, sacó una de sus hachas arrojadizas y la lanzó directa hacia uno de ellos... El golpe fue brutal y el goblin cayó hacia detrás. Los compañeros del caído se lanzaron a la carga y Morgrim lanzó una segunda hacha que derribó a otro enemigo más. Acto seguido sacó su gran hacha y se preparó para el impacto.

Esquivó el primer ataque de uno de ellos y enterró su hacha en el torso del que iba detrás. Siguió dando golpes a diestra y siniestra abatiendo a otros dos enemigos, pero éstos se lanzaron a por él y fue herido de gravedad en el brazo que sujetaba el arma...

Entonces, Morgrim se puso de espaldas a la pared para protegerse la suya, pues aún quedaban seis goblisn delante de él y tenía que llegar vivo a la entrada de la cueva para poder mandar la señal. Los goblins estaban expectantes, no se decidían a atacar, también dado porque Morgrim lanzaba ráfagas con su hacha cogida con el otro brazo pues el otro lo tenía sangrando... Al final, uno de los goblins se abalanzó hacia él y su cuerpo cayó al suelo partido en dos. Los goblins retrocedieron un poco, cosa que Morgrim agradeció, pero todo era un engaño pues cinco goblins más salieron de las sombras y se unieron a sus compañeros... Morgrim se desesperó, había matado ya a cinco goblins y ahora volvían a ser diez, sabía que no saldría con vida de ésta, pero no fallaría a sus hermanos, lo necesitaban...

Con un potente grito de batalla se lanzó hacía los malditos goblins pillándolos por sorpresa y matándo a dos en el acto. Éstos no pudieron reaccionar y el enano hizo una escabechina con otro más y salió corriendo hasta la entrada dejándo a los goblins detrás suyo, si llegaba a ella aún tendría una oportunidad...

Pero un agudo dolor en una pierna le hizo caer... Se la miró y tenía una flecha clavada en su muslo y lo que era peor, los goblins habían recibido más refuerzos en forma de arqueros y los que había dejado atrás estaban persiguiéndolo... Con un gran esfuerzo, se hizo levantar, pues ya no quedaban mas que unos doscientos metros para su meta... Enfundó su gran hacha y fue preprarando como pudo la señal de ataque, un mini-cohete ke se lanzaba, explotaba en el aire y emitía luz. Más flechas volaron hacia su posición y una se clavó en su hombro... Gritó de dolor, pero siguió adelante... Los goblins ya estaban encima suyo, pero Morgrim había llegado ya a la boca de la cueva y estaba apunto de encender la mecha del mini-cohete... Otra flecha se le clavó en el pecho, pero pudo prender la mecha y el mini-cohete salió despedido hacia el negro cielo y explotó... La luz de las hogueras se iluminó al fondo del valle y de repente las catapultas lanzaron su mortal carga... Morgrim se dió la vuelta para enfrentarse a su fin, sacó otra hacha más pequeña para vender cara su vida y lloró lágrimas de rabia y orgullo, pues no había fallado a sus hermanos de sangre y gritó: ¡¡¡¡KHAZUKAN KAZAKITHA!!!!"

¡¡¡ FUERZA Y HONOR, PODER Y SABIDURÍA!!! (Y si eso no funciona, patada en los cojones...jajaja!!)

Please Identificarse or Crear cuenta to join the conversation.

Tiempo de carga de la página: 0.333 segundos